VATICANO

En el segundo domingo del tiempo de Cuaresma, el Santo Padre recordó, desde el balcón del Palacio Pontificio, la invitación que nos hace el Evangelio de hoy de “contemplar la transfiguración de Jesús”. Un pasaje del Evangelio según San Marcos que está íntimamente relacionado con la revelación que hizo Jesús a sus discípulos cuando a éstos les dijo que tendría que “sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días” (Mc 8,31). Este anuncio, explica el Papa Francisco, puso en crisis a Pedro y a todos los discípulos, pues no contemplaban la idea de que Jesús fuese rechazado por los líderes del pueblo y asesinado.

Seguir a Cristo con el arte, al servicio de la humanidad y de la creación, responsabilidad y misión de la ‘Diaconía de la Belleza’, con la ayuda del Beato Angélico. Fue la exhortación del Papa a los participantes en el Simposio celebrado en Roma.

El Papa Francisco pide a los jóvenes no tener miedo ante la toma de decisiones importantes en la vida, como puede ser la de la vocación, y los invita a no cerrarse a los demás y permanecer ante las pantallas de los smartphone.

“Lo opuesto a la sed es a veces, en nuestra vida, la acedia, esta “sed de nada” que nos invade, más o menos imperceptiblemente, y nos hace enfermar”; con estas palabras inicia la cuarta meditación del padre Tolentino, encargado de guiar los Ejercicios Espirituales de Cuaresma que están realizando esta semana el Papa Francisco y algunos miembros de la Curia Romana, citando un fragmento escrito por el filósofo Søren Kierkegaard en su famoso Diario donde describe con cierto detalles una situación parecida.

El domingo por la tarde el Papa Francisco inició sus ejercicios espirituales (retiro) junto a los miembros de la Curia del Vaticano hasta el viernes 23 de febrero, como ya es tradición en la Casa del Divino Maestro de la localidad italiana de Ariccia.

La Cuaresma es un tiempo de “combate espiritual” en el que estamos llamados a enfrentar al Maligno mediante la oración y a vencerlo en la vida cotidiana: con estas palabras el Papa Francisco introduce la reflexión que precede a la oración del Ángelus de este primer domingo de Cuaresma. Y lo hace retomando el pasaje del Evangelio de Marcos que relata la tentación de Jesús en el desierto, explicando que el Señor, va al desierto para prepararse para su misión en el mundo, y aun no necesitando conversión, enfrenta esta prueba “para darnos la gracia de vencer las tentaciones”. El Santo Padre constata que lamentablemente el mal está actuando en nuestra existencia y entorno a nosotros, “donde se manifiestan violencias, rechazo del otro, cerrazones, guerras, injusticias”.

El Santo Padre lo anunció durante su encuentro con los párrocos de Roma aunque aún no se ha establecido la fecha de este gran acontecimiento de la Iglesia Universal.

En su homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, el Santo Padre puso en guardia ante el riesgo del falso ayuno, es decir despreciado por los demás, mientras el verdadero, en cambio, está dirigido a ayudar a los demás.

El Papa Francisco mostró sus condolencias y solidaridad con las víctimas del tiroteo ocurrido el miércoles 14 de febrero en el liceo Marjory Stoneman Douglas High School, en la localidad de Parkland, Florida (Estados Unidos), y que dejó 17 muertos y más de 20 heridos.

“En la Misa –ha anunciado Francisco– tras la proclamación de las lecturas bíblicas y de la homilía, guardamos un tiempo de silencio para que se pueda sedimentar en el corazón todo lo que se ha escuchado y se concreten propósitos de adhesión a lo que el Espíritu sugiere a cada uno”,

Página 8 de 33