VATICANO

La Santa Sede ha presentado la nueva Instrucción Ecclesiae Sponsae Imago que la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, ha elaborado sobre las Vírgenes Consagradas, una forma de vida que ha experimentado un enorme crecimiento en los últimos años.

El Papa Francisco realiza este 21 junio su viaje a Ginebra (Suiza) donde permaneció tan solo 11 horas con motivo del 70° aniversario de la fundación del Consejo Ecuménico de las Iglesias (WCC).

Así, desde el principio, el Tentador, quiso engañar al hombre y a la mujer, haciéndoles creer que Dios no los amaba y que era un déspota que les imponía leyes y normas para someterlos. Lo mismo quiere hacernos creer también hoy a nosotros. Pero sabemos que Dios es un padre, que nos quiere y sale a nuestro encuentro”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del tercer miércoles de junio de 2018, continuando con su ciclo de catequesis dedicadas a los Mandamientos.

El Papa Francisco invitó en su homilía en la Misa de la Casa Santa Marta a rezar por los enemigos, por aquellos que “nos quieren destruir”, y amarlos.

Si se quieren destruir a las instituciones o personas, se comience a calumniar. Se usa la seducción que el escándalo tiene en la comunicación. Justamente de esta “comunicación calumniosa”, el Papa Francisco advierte en su homilía en la Misa matutina celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta.

“Una oración para las mujeres descartadas, para las mujeres usadas, para las niñas que tienen que vender su dignidad por un trabajo", es la exhortación del Papa Francisco en su homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta, reflexionando sobre el Evangelio del día según San Mateo en el que resuenan las palabras de Cristo: "El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio" y "el que repudia a su propia mujer la expone a caer en adulterio”.

En el miércoles de la X semana del tiempo ordinario el Papa Francisco inició un nuevo ciclo de catequesis, sobre el tema de los mandamientos, para ver cada uno de ellos como “la puerta que el Padre celeste ha abierto para conducirnos a la vida verdadera”.

Ser sal y luz para los otros, sin atribuirse méritos. Es éste el “simple testimonio habitual”, la “santidad de todos los días”, a la que está llamado el cristiano. Lo subraya el Papa esta mañana, en la homilía de la Misa en la Casa Santa Marta. El testimonio más grande del cristiano es dar la vida como lo hizo Jesús, es decir, el martirio, pero hay también otro testimonio: aquel de todos los días, que inicia por la mañana, cuando nos despertamos, y termina por la noche, cuando nos vamos a dormir.

La evangelización tiene tres dimensiones fundamentales: el anuncio, el servicio y la gratuidad, lo ha subrayado el Papa Francisco en su homilía, en la Misa matutina celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta.

Durante el Ángelus del segundo domingo de junio, el Santo Padre expuso el Evangelio del día, en el que Jesús tuvo que enfrentar dos tipos de malentendidos - el de los Escribas y el de sus propios familiares - para advertir de la malicia con la que, de forma premeditada, uno quiere destruir la buena reputación del otro.

Página 2 de 33