Martes, 09 Octubre 2018 21:34

Centenario del natalicio de la Sierva Dios Madre Lucia

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

“La Madre Lucia fue una mujer fiel, y al que es fiel, el Señor le da sus frutos espirituales y materiales”, expresó monseñor Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal, en la celebración de la Eucaristía –el sábado 6 de octubre, en el Monasterio de las Carmelitas en Rubio- por el centenario del natalicio de la Sierva de Dios Madre Lucia del Niño Jesús y de la Santa Faz, fundadora del Carmelo en Venezuela.

La ceremonia se efectuó en la Capilla del Monasterio de Santa María de la Consolación de la Montaña, en la población de Rubio, con la participación de sacerdotes diocesanos y religiosos, y la comunidad de fieles.

“Ella dejó una familia, el Carmelo, porque reconoció que el Señor es el que todo lo puede” reflexionó el Obispo con las palabras de ‘Job al Señor’ tomadas de la liturgia del día: “Reconozco que lo puedes todo, y ningún plan es irrealizable para ti” (42,2). Indicó el Obispo que de la misma manera la Madre Lucia reconoció al Señor como “el guía de su vida”, por ello le bendijo con abundantes “bienes espirituales, reflejados en las Carmelitas Descalzas. No fue cualquier persona, ella fue una mujer fiel que se dejó guiar por la Gracia de Dios”, dijo.

La Madre Lucia del Niño Jesús y de la Santa Faz, cuyo nombre civil era Mireya Escalante, nació el 2 de octubre de 1918 en San Fernando de Apure. Estudio medicina, pero antes de finalizar la carrera ingresó al Monasterio de las Carmelitas Descalzas Cristo Rey, en Santiago de Chile. Retornando luego a Venezuela para restaurar la ‘vida carmelitana’, fundando los monasterios de Caracas (1956), San Pedro de Los Altos (1971), San Cristóbal (1977), Rubio (1989), Chirgüa (1995), y en México el monasterio de Monterrey (2001), además contribuyó en la apertura de otros monasterios en España. Falleció el 4 de septiembre de 2003 en el Monasterio de Rubio con reconocidos rasgos de santidad, por lo cual se realiza el debido proceso para su beatificación y canonización.

Al final de la ceremonia el Obispo, los sacerdotes, religiosas, y fieles fueron en procesión al cementerio del Monasterio, donde reposan los restos de la Madre Lucia, para elevar un plenaria a Dios para pedir la gracia de la Santísima Trinidad y la pronta beatificación de la religiosa de clausura.

El próximo 27 de octubre será celebrada otra Eucaristía por el natalicio de la Madre Lucia, en el Monasterio de las Madres Carmelitas Descalzas de Paramillo, en San Cristóbal, a las 9 de la mañana. (Prensa DiocesisSC)  

Medios

Modificado por última vez en Martes, 09 Octubre 2018 21:34

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.